Derecho Aeronáutico

Equipo de Abogados especializados en Aviación

Campos de especialización

Asesoramiento integral en la normativa sectorial y el contrato de transporte

Gestión de la responsabilidad proveniente de accidentes e incidentes

Contratos, registro y matriculación de aeronaves

Asesoramiento en materia de seguros y siniestros de aviación

Asesoramiento en materia de derecho aeroportuario y la prestación de los servicios de asistencia en tierra

Irene Sánchez del Río Moreta

Of counsel de aviación del CLUSTER LUPICINIO

Equipo internacional

Nuestros coordinadores locales trabajan en equipo en los temas que atañen a esta área de práctica con la firma aliada, asociada o corresponsal en su jurisdicción. Esa firma cuenta con especialistas en ese área de práctica que trabajan en inglés, además de en sus lenguas locales.

Derecho Aeronáutico Nacional e Internacional

En LILF contamos con un equipo experimentado y multidisciplinar en el Derecho de la Aviación, especializado en el asesoramiento integral en el sector. Nuestro equipo está Integrado por abogados especialistas de la industria que aportan soluciones al mejor precio.

Asimismo, unimos fuerzas con las distintas áreas del derecho para desarrollar soluciones transversales en las materias que afectan a las compañías del sector. Somos conscientes de los retos a los que se enfrentan los profesionales de la aviación, y sabemos dar la mejor respuesta a los mismos.

No en vano, el Derecho Aeronáutico frecuentemente incorpora legislación nacional, europea e internacional, así como normativa de un marcado contenido técnico, tanto vinculante como no vinculante. A su vez, el derecho aéreo extiende sus efectos a todos los ámbitos del ordenamiento: civil, mercantil, laboral, fiscal, penal y administrativo, y por ello trabajamos bajo los principios de estudio en equipo de los casos y sobre todo de Eficacia Global.

Dicho criterio de eficacia enfocado a las necesidades del cliente deviene particularmente esencial en los tiempos de crisis que vivimos. La COVID 19 tuvo un profundo impacto en la industria aeronáutica, provocando la destrucción de miles de empleos en el sector y haciendo necesaria la intervención de AESA con el fin de aliviar los requisitos para el mantenimiento de las licencias, habilitaciones y certificados del personal aéreo.

Asimismo, los distintos gobiernos europeos salieron al rescate de los operadores aéreos concediendo ayudas públicas de elevado importe, que suscitaron la correspondiente controversia en materia de su compatibilidad con el derecho europeo.

La pérdida de pasajeros ha sido de tal magnitud que los requisitos de uso de los slots contenidos en la normativa europea han sido suspendidos y el operador aeroportuario AENA SME se vio obligado a suspender primero y congelar después el importe de las tasas aeroportuarias.

En el plano del contrato de transporte, la posibilidad de contratación del seguro de salud adaptado a la actual situación por parte del pasajero, la transparencia y agilidad a la hora de devolver el importe de los billetes cancelados por el COVID y la flexibilidad en los condicionados del contrato de transporte, han sido clave para las aerolíneas a la hora de retener al pasajero.

Como contrapartida, se ha observado el auge de la aviación privada y los servicios de mantenimiento y un avance imparable hacia la aviación sostenible.

El CLUSTER LUPICINIO seguimos al detalle la actualidad del sector aéreo y estamos preparados para reaccionar entre todos y aportar la mejor solución.

En la actualidad, la industria aérea se aproxima poco a poco a los niveles previos a la pandemia, los fabricantes reciben nuevos pedidos tras haber realizado un importante esfuerzo de flexibilidad en la contratación de los pasados encargos de aeronaves, y las aerolíneas ven incrementado el número de ocupación de pasajeros, conforme se van eliminando  las prohibiciones de viajar y se regulan los requisitos de entrada a determinados países.

Asimismo, la activación del sector también trae consigo el planteamiento de antiguas reivindicaciones de derechos laborales aletargados durante la pandemia y pone en cuestión la justificación de la prolongación de los ERTES ante la paulatina recuperación de la demanda de los pasajeros.

El nuevo panorama de recuperación viene marcado por fuertes inversiones con el objetivo de fomentar la aviación sostenible y sienta las bases de una transformación tecnológica que posibilitará la implementación del embarque biométrico de pasajeros, las torres de control remotas, el desarrollo del U-Space o la futura integración de los drones con las aeronaves tripuladas y, finalmente, el futuro servicio del taxi aéreo en áreas pobladas, que, a su vez, conllevará la necesidad de la contratación de la preceptiva póliza de seguros.